¿Quién piensa en ellos?

14 de octubre de 2020

Cuando la discusión y el interés está puesto en la población de riesgo, en el tapabocas, en las pruebas, en la economía, etc, etc, etc…

Quién piensa en ellos?

  Ellos, que paradójicamente están  indefensos; porque si bien, el virus no afecta su organismo; les ha quitado su espacio, su universo. El refugio donde son plenamente ellos mismos.

   Se les ha privado ese lugar donde se sienten expertos en relaciones públicas, donde aceptan los desafíos, donde saborean el éxito, donde se pelean en dimensiones de una guerra mundial, pero a los 5’ están buscando restablecer las relaciones como si fuesen miembros de la ONU.

Donde nacen las primeras y reales amistades, con tanta lealtad hasta el punto en el que algunas, duran toda la vida.

Descubren el valor del esfuerzo individual cuando resuelven por sí solos una cuenta o responden correctamente un cuestionario.

Ese lugar donde pueden degustar el sabor del éxito cuando el esfuerzo merece la nota más anhelada (E).

Sin embargo, el lugar donde confluyen tantas emociones, alegrías y pequeñas decepciones; y donde maduran, crecen,  afianzan su autoestima; ése espacio en el Universo es un banco. Ese pupitre es su lugar en el mundo. Penosamente, hoy se lo quitaron.

La escuela sigue con las puertas cerradas y los adultos sin entender que ella no tiene reemplazo. No hay virtualidad que desplace la magia de un día de clase… por eso me pregunto una vez más: ¿Quién piensa en ellos? ¿Qué adulto es tan empático para comprender tanta ausencia, tanto vacío en sus tiernos corazones?

El virus está y se quedará por un tiempo más. Si el ser humano pudo crear, inventar, diseñar, y construir ilimitadamente tanto…  ¿no habrá llegado ya el momento de pensar en ellos?

Por Delia Valdéz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − siete =